Cómo funciona la domótica

La domótica inteligente solía ser algo con lo que soñábamos hace apenas unos días. De hecho, muchas películas de ciencia ficción, algunas de reconocido éxito, evocaban casas con Inteligencia Artificial incorporada, algunas de ellas lo suficientemente avanzadas como para interpretar incluso a un personaje secundario. Pero lo cierto es que, hoy en día, las casas […]

La domótica inteligente solía ser algo con lo que soñábamos hace apenas unos días. De hecho, muchas películas de ciencia ficción, algunas de reconocido éxito, evocaban casas con Inteligencia Artificial incorporada, algunas de ellas lo suficientemente avanzadas como para interpretar incluso a un personaje secundario. Pero lo cierto es que, hoy en día, las casas inteligentes automatizadas no están tan lejos, por futurista que pueda parecer. Y es perfectamente posible tener casi todos los elementos de nuestra casa vinculados a nuestra red de domótica. Incluso cabe la posibilidad de que ya dispongamos de algunos dispositivos básicos, como podría ser el caso de un enchufe inteligente.

Cómo funciona la domótica

Todo es posible gracias a la conocida como domótica inteligente, que es capaz de brindarlos la posibilidad de abrir la puerta de nuestro garaje mientras aún nos encontramos conduciendo nuestro coche por la calle, abrir las persianas directamente desde el teléfono móvil, o asegurarnos si hemos apagado el fuego aunque nos encontremos a docenas de kilómetros de distancia en la oficina. Incluso apagar las luces si nos las hemos dejado encendidas.

¿Cómo funciona la domótica, y la automatización del hogar?

¿Qué significa exactamente tener una casa inteligente? Si el título que hemos escogido para este apartado aún no es demasiado clarificador, lo cierto es que la automatización es un factor importante en la domótica.

Ya utilizas este elemento todos los días. Por ejemplo, si dispones de una maravillosa cafetera con temporizador, y la tienes programada para que se encienda automáticamente todas las mañanas a las 7. O si dispones de un sistema de aspersores en el jardín, los cuales funcionan a días alternos 10 a 15 minutos. En eso consiste la automatización.

¿Qué es la Onda Z?

Los fabricantes utilizan ‘Z-Wave’ para aplicaciones inalámbricas, como conectar sensores asociados a sistemas de seguridad, detectores de humo o cerraduras. También puedes encontrarlos en medidores de potencia, como por ejemplo para controlar el consumo de calefacción de una casa, en sistemas de ventilación natural o en sistemas de aire acondicionado.

Pero esto no es verdaderamente “inteligente”, porque en realidad aún tenemos que configurarlo todo físicamente. Entonces, ¿cómo podríamos dar el salto de la domótica a la domótica inteligente? La clave está en el monitoreo y en la programación remota. Pero antes debemos entender cómo funciona la domótica, ¿no crees?.

Como de buen seguro sabrás, la domótica consiste en todo un conjunto de tecnologías que permiten la automatización de determinadas acciones de los distintos elementos y objetos de una vivienda. Esto permite la comunicación entre la persona -o usuario- y un sistema de objetos conectados, y que conforman la vivienda.

¿Y qué son los objetos conectados? En definitiva, consiste en cualquier tipo de dispositivo que tenga conexión a Internet, algo que es posible gracias a la tecnología conocida como ‘Internet de las cosas’ (IoT por sus siglas en inglés).

Funcionamiento de la domótica

Así, un sistema domótico tiende a recopilar información procedente de esos objetos conectados, las procesa y emite una serie de órdenes en función de las órdenes que le da el propio usuario, automatizando determinas acciones establecidas previamente, o indicadas en el momento por éste.

Para que la domótica pueda funcionar como es debido, y podamos incorporar esta tecnología a nuestras casas, es necesario disponer de una de unos dispositivos o aparatos que incorporen sensores, capaces de recabar información y comunicarse con la central domótica, a través de una red de comunicación.

Pero, ¿cómo se puede gestionar el sistema domótico? Se puede gestionar, de forma totalmente centralizada, a través de un panel de control, que le ofrece al usuario la posibilidad de supervisar su hogar inteligente, ya sea de forma presencial en casa, o de manera remota mediante el uso de dispositivos. Para conseguirlo, es necesario que esos dispositivos, así como el sistema central, estén conectados a Internet, de forma que el usuario pueda ser capaz incluso de controlarlo aún estando fuera de casa (incluso a miles de kilómetros de distancia).

Como vemos, tecnológica y técnicamente hablando es cierto que su funcionamiento es algo complicado, pero una vez instalado por parte de un experto, es tan sencillo como encender nuestro teléfono móvil, abrir la aplicación en particular (app) y seleccionar qué deseamos activar, modificar o apagar: encender las luces, apagar la calefacción, atenuar la luminosidad de la habitación…

Cómo funciona la domótica
5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar